Camas Articuladas

Seguramente has visto en los hospitales o residencias las camas articuladas y has pensado que es este el único lugar donde es posible usarlas.

Camas Articuladas

Pues quizá te sorprenda saber que no solamente son diseñadas para hospitales y geriátricos, son hechas para cualquier persona y por tanto también están pensadas para usarlas en cualquier casa.

Originalmente fueron ideadas para usarlas sólo con pacientes que necesitasen ayuda para incorporarse y mejorar su descanso, pero el mercado ha cambiado, ya es posible comprarlas para uso doméstico a través por ejemplo de una ortopedia online.

Modelos de camas articuladas recomendados

Hemos realizado una selección de modelos de primeras marcas que cuentan con todas las garantías de Global Social.

 

 

Qué es una cama articulada

Son aquellas camas que cuentan con un somier regulable y permite cambiar la posición de nuestra espalda y piernas. En la actualidad se puede usar una cama articulada como una cama de uso diario en cualquier hogar, siendo una realidad en la vida de muchas personas y se convierte en algo necesario con el paso del tiempo.

Los somieres que incluyen cuentan con entre tres y cinco planos de articulación lo que permite un alto grado de flexibilidad para cambiar de posición. A estas camas se le suele incorporar diferentes accesorios como barandillas y cabeceros para aumentar la seguridad.

El paso de los años no perdona y mantener una buena salud y sobre todo descansar se convierte en una prioridad para todos. De hecho estas camas están pensadas y construidas con el objetivo de proporcionar una mayor comodidad que una cama común a cualquier persona tenga o no movilidad reducida.

En el mercado existe una gran cantidad de camas articuladas que permitirán mejorar el descanso tanto para una persona sana como un paciente. El objetivo de todas es el mismo: que tenga una mejor calidad de vida gracias a las ayudas que este tipo de camas ofrecen frente a camas tradicionales.

Tipos de camas articuladas

Dentro de las camas articuladas vamos a diferencias dos grandes tipos que son aquellas que requieren una regulación manual o eléctrica. Ésta última mucha más cómoda puesto que nos facilitará mediante un control el cambiar la posición del somier.

Camas articuladas manuales

Las camas articuladas que se regulan de forma manual son las más básicas y sencillas. Estas son aquellas que requieren ajustar el somier a diferentes posiciones prefijadas mediante un sistema de regulación totalmente artesanal. Su sistema de sujeción es parecido al de las tumbonas. El principal inconveniente de este sistema el cual cada vez se usa menos, es que requiere que el usuario no se encuentre sobre la cama para así poder regular la altura.

Camas articuladas eléctricas 

En este tipo de camas se pueden articular todas sus funciones sin tener la necesidad de levantarse de la cama ya que cuentan con un motor eléctrico. Tienen la finalidad de adaptarse a los requerimientos de descanso de cada persona en particular:

  • Están formadas por un somier de láminas articulado y cuentan con un motor eléctrico el cual se puede controlar mediante un mando a distancia. Gracias a este control se pueden mover todas las láminas articuladas o planos con el propósito de cambiar la posición de la persona que está sobre ella para mejorar su posición en cualquier momento.
  • Se permite bajar y subir la altura del cabezal o del pie de cama, dando comodidad y confort.
  • Algunos modelos permiten además subir y bajar la altura de la cama. Esto proporciona un extra de confort y accesibilidad para muchas personas.

Tipos de planos de articulación del somier

Como hemos mencionado la principal característica de las camas articuladas es tener un somier que cuenta con planos articulables. Dependiendo del número de planos disponibles en el somier podemos finalmente clasificarlos en:

  • Somier de dos planos: son los más básicos y sólo modifican la posición de espalda y cabeza. Las piernas no son regulables en altura.
  • Somier de tres planos: aquí añadimos el poder regular las piernas pero no las caderas.
  • Somier de cuatro planos: en este caso incrementamos notablemente la configuración. Ahora sí podemos modificar la posición de las caderas en movimiento doble.
  • Somier de cinco planos: es el de mayor articulación permitiendo el mayor grado de personalización. Además de la cadera incluye configuración para las piernas con doble movimiento además de la articulación en el cuello.

Aspectos importantes antes de elegir una cama articulada

Antes de comprar una cama articulada se deben revisar una serie de puntos importantes:

  1. Lugar donde se colocará la cama: es importante buscar una ubicación óptima para poder acceder a ella por lo menos por los laterales y los pies. También se recomienda no ubicarla muy cerca de puertas o ventanas para evitar que corrientes de aire, ruido o sol.
  2. Las ruedas son un sistema muy sencillo, así se puede mover fácilmente al usuario en caso de alguna emergencia. Deben contar con frenos.
  3. Barandillas de seguridad: deben estar colocadas a ambos lados, con el propósito de evitar posibles caídas. También sirven como apoyo que permitirán al usuario  incorporarse y moverse cuando lo desee. Se recomienda que sean abatibles, ya que son mucho más cómodas para el cuidador, y le permitirán curar, lavar o cambiar con mayor facilidad.
  4. Sistema de elevación regulable, para así poder adaptar la altura a las necesidades de cada momento. El carro elevador hará la vida mucho más fácil a todos, porque el usuario podrá levantarse cómodamente de la cama y la espalda del cuidador no sufrirá al ayudarle.
  5. El colchón debe ser de espuma, látex o bien un colchón antiescaras (en este se utiliza el siguiente material poliuretano, viscoelásticos o de aire).

Beneficios de usar las camas articuladas

La ventaja principal al usar este tipo de camas es que logran mejorar el descanso de cualquier persona.

Estar tumbado de forma horizontal continuamente es incómodo, así que usando este tipo de camas cambia y mejora la postura corporal. Son camas que tienen una mecánica propia, y que además dan la capacidad de adoptar diferentes posiciones.

Cuando decide acceder a las camas articuladas es porque seguramente necesite mejorar su descanso.

Tienen un motor eléctrico conectado a un mando con múltiples funciones. Destacan sus variadas posiciones, como elevación de espalda, elevación de piernas o ambas a la vez.

Tenga en cuenta que no todos los colchones son aptos para camas articuladas.

Es aconsejable utilizar materiales como el látex por su elasticidad y también facilidad de montaje.

Ventajas de comprar una cama articulada

Estas camas ofrecen numerosos beneficios a los usuarios:

  • Ayudan a mantener la curvatura natural de la columna vertebral, también evita dolores de espalda y cervicales.
  • Ciertamente, mejoran la circulación sanguínea.
  • Influyen en la disminución del reflujo gástrico ya que, si se duerme incorporado, este padecimiento suele disminuir.
  • Sin duda, permite que las labores de higiene y alimentación se realicen de forma más fácil.

Los mayores usuarios de camas articuladas eléctricas son personas de edad avanzada,  con exceso de peso y pacientes.

Se convierten para ellos en algo fundamental ya que sin duda tienen una movilidad mucho más reducida.